Mis 7 lecturas de 2018. De series, versiones y amor. Gana el negro.

lecturas 2018
Dale like si te gusta!

Otro año y muchas lecturas han pasado por mis manos. Me he quedado a las puertas de los cincuenta libros. Así que un año más selecciono mis preferidas y destaco algún personaje que ha entrado en el Olimpo de mis dioses literarios. Ahí están esas siete, de las cuales cuatro se han publicado este 2018 que ya agoniza. Este es mi somero repaso a estas novelas de tono negro, romántico y clásico. Que 2019 sea también próspero y fructífero en lecturas. ¡Feliz año!

Serie de Myron Bolitar – Harlan Coben

La serie negra del año sin duda. Verano más que entretenido con las andanzas de Myron Bolitar, ese antiguo jugador profesional retirado por una grave lesión y reconvertido en abogado, representante deportivo y detective ocasional. Han sido 11 libros devorados en nada gracias a sus tramas llenas de acción y a personajes tan potentes como Bolitar y su inseparable y peculiar amigo y socio Win Lockwood. Recomendable al cien por cien por su prosa ágil, cargada de ironía, acción y buenas historias.

7-7-2007 – Antonio Manzini

Desde que Rocco Schiavone saltó a la escena literaria con Pista negra sus historias y figura no han hecho más engrandecerse y mejorarse. Este año se publicaba este último título de los cuatro que van hasta ahora. Una vuelta al pasado de este malhumorado, ácido y tan italiano policía que nos explica por fin de dónde viene ese desabrido pero también romántico carácter que tan bien ha sabido meterse al público oscuro en el bolsillo. Para incondicionales del giallo italiano.

El eterno asombro – Pearl S. Buck

Escrita en 1973 y encontrada cuarenta años después por casualidad, esta novela de la premio Nobel y Pulitzer y una de mis escritoras de referencia, Pearl S. Buck, ha sido todo un descubrimiento. Con toda la esencia de su obra, con el componente oriental siempre presente, esta historia de amor me fascinó en la primera mitad del año.

La cuenta a partir del punto de vista de su protagonista, Randolph Corfax, desde el momento mismo de su nacimiento hasta que se convierte en un escritor de éxito mientras sirve en la guerra de Corea y se enamora de Stephanie Kung, de padre chino y madre norteamericana. Ambos van buscando su sentido de y en la vida. Y todo contado con una pasión y un tono muy personal.

Macbeth – Jo Nesbø

No podía faltar este año mi más admirado escritor vikingo de la literatura más negra. Este año publicaba su muy particular versión de un clásico de clásicos, Macbeth. Un encargo del Proyecto Hogarth Shakespeare que, en mi opinión, le salió redondo. No hace falta haber leído la obra maestra original, que también es mi preferida del bardo inglés, pero sí ayuda para valorar mejor esta versión.

Con desigual recibimiento por parte de sus lectores, no obstante, todo lo que escribe este tirillas nórdico suele merecer la pena. Eso sí, un tirón de orejas para los de Lumen, que en la primera edición se dejaron hasta 55 erratas y errores sin corregir. Espero que ya lo hayan hecho.

Los perros duros no bailan – Arturo Pérez-Reverte

Tuve la oportunidad de decírselo personalmente a Pérez-Reverte en la Feria del Libro de Madrid: «Déjese de más Falcós y siga con más aventuras y desventuras del Negro y sus amigos de cuatro patas». Apenas me duró unos días donde me desbordaron a partes iguales la diversión y la emoción.

Lectura imprescindible para amantes de los perros con todos los ingredientes de una gran novela negra, llena de ironía, ternura, acidez, tragedia y comedia. Y mucha crítica con el estilo inconfundible del autor.

Belgravia – Julian Fellowes

Mi cuota romántica del año tocó su cima con este título, que no es de 2018 y tenía en la recámara. Una exquisitez, como no podía ser de otra manera, del creador de la magnífica serie de televisión Downton Abbey. Esta vez además nos lleva a la época romántica por excelencia: el siglo XIX victoriano inglés y su Londres más representativo.

Amores, desamores, intrigas familiares, hijos perdidos, identidades ocultas, cartas que llegan o se pierden, arribistas ambiciosos y canallas, protagonistas que no se resignan a sus destinos… Pero, al final, sí, se deshacen los entuertos, se aclaran los equívocos, se desenmascara a los malvados y, cómo no, el amor triunfa. Indispensable para tantos amantes de la novela romántica en su subgénero victoriano.

Corrupción policial – Don Winslow

Y acabo con otro título que tampoco es de este año. Lo leí en una convalecencia hospitalaria que tuve en febrero. Quizás por eso también, además de por su soberbia factura de un grande del género negro como Winslow, lo he puesto en el pedestal de mi 2018 literario.

La colosal historia de corrupción de un grupo de policías, la Unidad, que lidera el fabuloso y más que temible sargento del DPNY Dennis Malone, ha sido mi lectura del año. Malone fue directo al podio de esos personajes que me devoran el alma en siete frases y un gesto y se quedan para siempre con otro trozo de mi corazón literario. De lectura obligada, obligatoria y por decreto ley para todos los amantes del género más negro, crudo y brutal.

Fuente:https://www.actualidadliteratura.com/mis-7-lecturas-2018-series-versiones-amor/

Comparte para que otros también puedan leer
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario